Entre mujeres.

Cuatro mujeres y un destino, Wellington. Un coche y ocho horas de trayecto. Dentro; una conductora agresiva, una copiloto mareada y dos turistas felices. Objetivo; conocer parte de Nueva Zelanda y desembarcar a las turistas en Wellington, todo en cuatro días. Objetivo ambicioso, pero factible.

Comenzamos el viaje en Auckland, después de aterrizar vía Sydney. Conocimos Auckland en un día, para salir al día siguiente en coche. Como era el “Anzac day”, cien años de Gallipolli, estaba previsto toda una parafernalia para homenajear a los caídos en esa batalla. Así pues, salimos pronto para evitar tráfico e innecesarios atascos.

Conocimos paisajes, playas impresionantes, caminamos, comimos, bebimos y nos reímos para terminar durmiendo  en Rotorua.

A la mañana siguiente, después de ver Rotorua y otros puntos de interés, cogimos el coche vía Napier. LLegamos de noche, anochece a las cinco y media de la tarde, pero queríamos conocer Napier a toda costa. De noche y sin un alma en la calle, nos aventuramos a caminar hacia el centro de la ciudad. La recepcionista del hotel nos dijo que estaba cerca. Después de subir, bajar, volver a subir y volver a bajar no sé cuantas cuestas, llegamos al centro. Nos sentamos en el único bar “art deco” abierto que había para tomar una cerveza e hidratarnos. Tocaba volver, en total dos horas. Supongo que la recepcionista sigue riéndose por la inocentada que nos hizo. Aún así mereció la pena, a este paso nos quedamos como la Pataky.

A la mañana siguiente conocimos Napier  y comprobamos que no era una ciudad fantasma y que además es muy bonita, eso sí, la cruzamos en coche.

Decidimos despedirnos  en Ohakune. Así, mi madre y mi tía cogían  el tren hasta Wellington y mi hermana y yo nos volvíamos  a Auckland ya que  el 28 de Abril tenía que estar en Sydney. Las carreteras no son muy buenas y encima yo ya me había mareado ¡Como para pegarnos 600km  más de coche!

La estación de Ohakune  parecía un decorado de película del oeste americano; sólo que llovía de lo lindo y hacía frío. Estabamos solas, esperando a que llegara el tren. Mi madre y mi tía, mi hermana y yo. Ellas, con sus maletas en el andén, mi hermana y yo esperando a que montaran para despedirnos y volver a Auckland.

El tren que viene desde Auckland recorre de norte a sur la isla norte, es un tren preparado para los turistas, con vistas panorámicas y ritmo pausado, 60km/h. El ritmo de los Kiwis, se les llama así a los ciudadanos de Nueva Zelanda, también es muy relajado y amable. No entienden el estrés y tampoco lo sufren.

Al fin, vimos como se acercaba el tren hacia la estación. Menos mal que lo divisamos, los nervios estaban empezando a aflorar en mi madre porque no llegaba puntual. Mi tía, no obstante, parecía más tranquila.

No sé que  pasó o mejor dicho que se les pasó  por la cabeza, pero  de repente vi a mi madre ya totalmente de los nervios dando golpes a la puerta del tren y gritando “¡que no se abre!” a la vez que miraba a mi hermana y le decía ” ¡que se va!”. Entonces, mi tía empezó a correr con su maleta por la mini-estación haciendo muecas de desesperación a los demás “guiris” con la intención de que éstos avisaran al interventor del tren de su presencia.

Al final,  salió la interventora al apeadero. Dentro de su rutina; el tren se para, se abre la puerta y ella baja para indicar a los pasajeros el procedimiento . Salió relajada y sin entender nada de lo que estaba ocurriendo. Entendió, supongo,  por el tono, que estaban de los nervios. Les indicó que las maletas se dejaban en el primer vagón. Seguían de los nervios, con lo cual no entendían lo que se les indicaba. Por un momento pensé, que se subían al vagón del equipaje y hacían el viaje entre maletas sentadas en el suelo. Total, la cosa es subirse. Menos mal, que por una vez hicieron caso; dejaron las maletas y subieron al vagón que les correspondía.

Nos despedimos muertas de la risa, también de la interventora que subía detrás de ellas. Nos miró sin decir nada con media sonrisa cómplice; pensando, probablemente, que la revolución de mujeres se las llevaba con ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s